| la cocina como espacio vital

Inscríbete en el blogbulthaup

Cada mes recibirás un newsletter con las últimas noticias del mundo bulthaup, proyectos de arquitectura y cocina, ideas inspiradoras de personajes singulares interesados en el aspecto estético y gourmet de la vida diaria y mucho más...

los términos y condiciones de uso y la política de privacidad.

Tradición e innovación en Pamplona

Facebook Twitter Pinterest Google+
En 2017 hace 175 años que se fundó Sagaseta, todo un hito del mobiliario y el interiorismo en Pamplona. Para celebrarlo, hemos querido hablar con Ana Sagaseta, quien, conjuntamente con su hermano Juan, representa a la generación más joven al frente de la empresa. Le hemos preguntado por su relación con la tradición familiar para averiguar cuáles han sido las claves del éxito de Sagaseta a la hora de adaptarse a los cambios y reinventarse para llegar hasta el día de hoy. También le hemos preguntado cómo se integró la marca bulthaup en ese recorrido.
Sabemos que Sagaseta inició su andadura en 1841. ¿Nos puedes contar cómo fue la trayectoria de la marca?

Efectivamente, se fundó en esa fecha como taller de ebanistería. A principios del siglo XX, mi bisabuelo Juan Sagaseta empezó a firmar su propia marca de muebles hechos por encargo. En 1940, mi abuelo Agustín compró un edificio en la calle mayor que estaba justo enfrente del pequeño local original con el fin de ampliar superficie ya que iba aumentando la demanda de muebles después de la guerra civil. Mi padre heredó del suyo el negocio familiar de venta de mobiliario en los años 60.

Al principio, mi madre se fue introduciendo como ayudante, pero dado su espíritu emprendedor y su mente abierta, enseguida cogió las riendas del negocio para ir renovándolo y poniéndolo al día. Mientras ella estaba al cargo de la exposición y las ventas, mi padre se encargaba de la parte administrativa. Mi madre iba a las ferias de Milán y de Colonia y empezó a importar muebles de Italia, de Dinamarca… Se iba en coche, algunas veces incluso sin hotel: si creía que tenía que ver algo, hacía el esfuerzo que fuera necesario. De hecho, con 80 años sigue yendo cada año a la Feria de Milán, donde pasamos una semana –aunque ahora de una forma algo más cómoda. Con su gran afición al mundo del mueble y de la estética en general, nuestra madre ha marcado el rumbo que luego hemos continuado Juan y yo –sus hijos– desde los años 90.

¿Cuál dirías que es el secreto del éxito de vuestra empresa familiar?

Para nuestra familia, el éxito consiste en poder seguir trabajando en nuevos proyectos y que la empresa se mantenga viva y activa. Cada generación ha sabido valorar mucho lo que habían hecho sus antepasados, pero todos han ido aportando algo y empujando para mejorar, renovar y reformar sin descanso.

¿Cómo nace tu pasión por bulthaup? ¿Recuerdas tu primer contacto con la marca?

En el año 90, al acabar mis estudios y empezar a asumir responsabilidades en la empresa familiar, mi madre me propuso ir a conocer las cocinas bulthaup, que se estaban introduciendo en el mercado español. Ella estaba enamorada de las cocinas bulthaup, que en aquel momento eran diferentes al resto. Eran muy funcionales y preciosas, con aquellos colores azules, verdes, caldero y unas maderas claras muy bonitas. Eran las cocinas que queríamos para nuestra casa.

¿Cuál es tu relación con la cocina (entendida como espacio, como gastronomía, como actividad)? ¿Qué peso tiene la cocina en tu vida diaria?

Para mí la casa es un refugio y la cocina el espacio central. Es donde paso más tiempo sola, con la familia y cuando nos juntamos con amigos. Damos mucha importancia a la calidad de los ingredientes y a una manera sencilla de cocinarlos. Mi cocina es grande y luminosa, con ventanales al norte y al este para tener luz cuando desayuno, y con una gran mesa donde pasamos muy buenos ratos.

¿Tienes bulthaup en tu casa? ¿Qué producto has elegido y por qué?

¡Claro! Cuál si no. Si hubiera otra marca que me gustase más no lo dudaría… ¡pero no existe! En mi cocina quisimos hacer algo diferente. Dispongo de dos espacios. Uno está dedicado a almacenaje, despensa, donde están los frigoríficos, biofresh, y un gran congelador. El otro espacio es la cocina-comedor con la gran mesa, donde tengo todo en una gran bancada baja de siete metros de largo del sistema bulthaup b3 con muchísima capacidad en cajones caceroleros, cuberteros, etc. Todo está muy ordenado, cada cosa tiene su sitio. Al ser un volumen tan potente y dado que tenía ya algún mueble bulthaup de acero que guardaba de hace unos años, decidimos hacer una composición  de materiales y colores, como si se tratara de un collage,  y combinamos maderas aserradas, lacas brillo en tonos cayena, arcilla, gris y blanco con una preciosa encimera de acero de 1 cm de grosor.

¿Cómo encajan los valores de la marca bulthaup entre vuestros clientes de Pamplona?

Navarra es una región donde se valoran los materiales que perduran, que son sobrios, funcionales, con mucha calidad… ¡y por supuesto bellos! Eso es bulthaup. Tenemos una clientela fiel a la que conocemos bien y que comparte esos valores, que no se deja arrastrar por las tendencias pasajeras, inclinándose por la calidad, por lo duradero e intemporal. Esta comunidad que se forma alrededor de la empresa acude con asiduidad a los eventos que organizamos; nos esforzamos por irla ampliando con el tiempo.

¿Cuál es el modelo más vendido en tu tienda?

El bulthaup b1 para las cocinas en blanco y b3 cuando se utilizan materiales como el aluminio beige arena o el nuevo acabado con canto láser en color piedra y arcilla.

¿Hay un proyecto que hayas seguido del que te sientas especialmente orgullosa?

Son 25 años y unas 600 cocinas. Hay algunas de las que me siento muy orgullosa. Se suele producir cuando encaja a la perfección la arquitectura con la distribución y los materiales del mobiliario.

¿Cuál es el factor decisivo de compra de una cocina bulthaup para tus clientes?

Si una pareja quiere instalar una cocina de calidad en su casa es importante que conozca bulthaup. Encontrará algo diferente en un espacio muy atractivo. Si además encuentra un buen asesoramiento, personas con las que se entiende bien y un equipo de montaje que hará todo lo posible por realizar un trabajo excelente… ¡la decisión es fácil!

¿Quién es tu cliente tipo, si existe uno?

El cliente que busca calidad y buen servicio ante todo. El proceso de venta e instalación de una cocina bulthaup requiere una gran cercanía y sintonía con un cliente.

¿Esta relación se ha convertido en algún caso en el principio de una gran amistad?

En general la relación es muy cariñosa con ellos. Tenemos la suerte de tener como clientes a personas muy agradables con las que mantenemos relaciones de amistad de muchísimos años, que incluso continúan a menudo con sus hijos cuando se hacen mayores. ¡Es el mejor elogio que podemos esperar!

 

 

Si te ha interesado este post, suscríbete a nuestra Newsletter para no perderte todas nuestras novedades:

los términos y condiciones de uso y la política de privacidad.

 

Esta entrada tiene 0 Comentarios

Escriba un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR